Muchas veces se nos consulta si al cambiar la firma actual por otra, cambia también la personalidad.
La respuesta es sí y no. Difícilmente se puede cambiar la personalidad en forma tajante, una persona orgullosa no se transforma en un instante en alguien humilde, ni un sujeto extravertido, expansivo se cambia a uno tímido y retraído.
Lo que sí hacemos y nos ha resultado muy exitoso, es ayudar a transformar algunos aspectos de la personalidad en algo positivo que la persona quiere y puesto que la firma es la parte más íntima del sujeto, la nueva firma debe ser guiada y estudiada por un Profesional de la Grafología, de acuerdo a los objetivos que la persona quiera lograr con el cambio.
No sea que al hacer el cambio en forma impulsiva quedemos igual o peor que antes.
La firma es el sello más personal y representa nuestra mayor intimidad, como somo cuando estamos en el silencio de nuestro corazón, con los afectos más cercanos, lo que pensamos de nosotros mismos, etc.
Así que cuando alguien siente que no le gusta su propia firma, hay algo fuerte en el interior que está empujando a la parte consciente a hacer las cosas de diferente manera.
En general, la firma tiene que ser clara, con letra manuscrita, pues la letra de imprenta en la firma estaría indicando que no hay muchas posibilidades de relajo interior, ya que siempre se está pensando en los demás. En la forma más que en el fondo.
La necesidad de protección es uno de los gestos más negativos en la firma, se observa como unos círculos, a veces al comienzo, otras al final y en ocasiones, hay círculos sobre toda la firma. Lo que sucede es que esta necesidad de sentirse protegido va mostrando los miedos, el temor a ser engañado o herido, pero finalmente deviene en gestos de egoísmo y soledad.
Si las condiciones lo permiten, es bueno que la persona firme en el centro de la hoja y dejando un pequeño espacio después del escrito.
No debe tener rayas que la crucen o anulen, ni tampoco rayas sobre la firma.
Y mientras más nítida la firma, la personalidad de quien escribe se devela como alguien sincero, sin complejos, sin temores, con objetivos claros... en fin, un sujeto encantador(a)
Consultas: grafologiaprofesional@gmail.com